jueves, 9 de julio de 2020

EL RÍO CALLA.

El río calla
ondea dulcemente
la magia llega.

Lindas piraguas
navegan exigentes
la marcha elevan, 

reman con ansia
y en las aguas azules

dejan estelas.





Sereno siempre,
se deja acariciar 
por los remeros,


ellos entrenan
en las aguas tranquilas
de nuestro Lérez.



Siguen su ruta,
por el bello remanso

mágico trecho,

en lo más alto,
vemos el Monasterio
de San Benito,

una mirada
a este lindo paisaje,
es un encanto.



Brilla la playa fluvial
de fina arena dorada
y la campiña hierbal,
de gran belleza preñada.


Naturalmente
nos saca una sonrisa,
prendida queda.

Vuelan fragancias.
de nardo y madreselva.

fresquitas llegan.            
                 
Una tarde más me acerco a esta orilla del río, tomo asiento en un banco a la sombra de un árbol puesto que el sol quema todavía. 


Escucho el sonido del agua producido por los remos que chapucean con ansia por las aguas aladas de nuestro Lérez. 
Es el punto de encuentro con la naturaleza, el río, el vuelo de las mariposa y el canturreo de los pájaros, cada tarde me acerco a este rincón de gran belleza, donde paseo y sueño, donde me siento y leo, medito y reflexiono. ¡Donde veo pasar la vida, donde veo pasar el tiempo y todo pasa de prisa!  Y pienso en el esplendor que antes brillaba, aunque subsiste lejanamente en la retina de mi mirada, todo los recuerdos aparecen luminosos y suena, suena esa música lejana... Una bella canción de amor (el día que me quieras) despierta mi alma y siento una gran nostalgia. 

Ansia loca de volar detrás de un sueño real que hizo brincar mi corazón por mucho tiempo. Ahora me doy cuenta de que ya es tarde que ya no puedo como antes y me quedo con los recuerdos de bellos y grandes momentos vividos y esas cosas pequeñas que a mi vida dieron sentido y me han hecho dichosa. Aunque hay otras cosas que no tanto... Pero, paso por ello de largo simplemente quedan en un maletín cerrado al lado del olvido. Cada día conecto con mi imaginación para que no se rinda, le voy mostrando algunas letras. Pero, tocada me ha dejado la cuarentena y los años también cuentan. Mi cuerpo va más lento, pero mi corazón no envejece a pesar de todo brinca libremente. Y vivo los bellos instantes y las pequeñas cosas que la vida me regala cada día que amanece. Ilusión no me falta, viajar e ir de excursión... Me encanta, mas ya no puedo los años van pesando... pero, hago muchas cosas que me gustan y doy gracias a la vida cuando el alba toca mi ventana.









MI ÁRBOL AMIGO, 
ME DA UN RATO DE SOMBRA
LINDO DESCANSO. 










Aquí camino de vuelta a casa, no es un gran trecho, pero, con el cielo limpio el sol aún quemando, nos tomamos un respiro un pequeño descanso.  La tarde en silencio tiene olor a flores que dejan un fresco aroma en la sombra del viejo árbol refugio de un momento.




Esta es Lola mi vecina  y amiga, muchas veces vamos juntas haciendo este mismo recorrido. Me siento a gusto con la gente que me rodea. Tenemos mucho en común y compartimos muchos recuerdos preciosos momentos vividos juntas con nuestros maridos, en P D N. 






















Mis estimados amigos/as, con esta entrada os dejo por un tiempo, no pongo fecha, iremos viendo... Mil gracias por vuestra huella que fue y sigue siendo un regalo maravilloso como caído de cielo, os seguiré quriendo siempre y os visitaré poco a poco, os dejo besos a puñados y bendiciones que os acompañen siempre.  Ser eternamente felices.    


Y tambien os dejo mas fotos y deseo que esta entrada sea de vuestro agrado. 


Imágenes deportivas mundiales en el lérez


















El Lérez desenboca en la ría de Pontedra, en ella tenemos una de la maravillas del mundo disfrutamos del color del sol y de frescura. Ciudad y municipio de España, capital de la provincia homónima enclavada en el margen izquierdo del río Lérez.

















Los cerca de 5.000 deportistas que compiten en las diferentes pruebas del ITU Multisport World. Los tiatletas, duatletas y acuatletas se meten entre pecho y espalda muchos kilómetros, pero su capacidad física les permite no cansarse por duro que sea el recorrido.   Después de la jornada de descanso Boa Vila amanece soleada. Un sol que potencia todavía más las ganas de disfrutar de "su" Mundial.
El entorno del río Lérez y la Illa das Esculturas debuta cada verano como escenario deportivo en estos campeonatos del mundo con motivo del inicio de las competiciones acuáticas.   Cientos de personas se congregan a orillas de su cauce para pasar el día, una hora o, minutos, son miles los curiosos que, movidos por la música, la megafonía y el ambiente multicolor, acuden para disfrutar de los inicios de las pruebas con los participantes ya en las frías aguas del Lérez, disfrutando con las transiciones situadas en el paseo que va hacia Monte Porreiro visualizanndo momentos inolvidables para los deportistas en las entregas de premios.
Con el inicio de las primeras pruebas de verano, aun que el sol caliente, Boa Vila se anima tanto a locales como a foráneos, se reune en torno al río para disfrutar de la competición, pero el grueso de gente llega a lo largo de la tarde, coincidiendo con la prueba Élite y los numerosos Grupos de Edad de triatlón cross, el puente de los tirantes y sus alrededores se convirtien en un hervidero de personas que demuestran un día más, que Pontevedra vive el triatlón como pocas ciudades en el mundo.

Marina Filguira García.

9-7-2020.   Pontevedra.